domingo, 14 de junio de 2009

La luz del sol afecta a la serotonina y al estado de ánimo

Esta sustancia por sí sola tiene que ver con el desarrollo de la depresión estacional

El efecto de la luz solar en los neurotransmisores del cerebro juega un rol significativo en las alteraciones estacionales del estado anímico, según un estudio publicado en la última edición de la revista científica "The Lancet".

Según este informe, el éxito de la fototerapia (una terapia a base de luz ultravioleta para estimular la actividad de los neurotransmisores cerebrales) y los fármacos que evitan la recaptación del neurotransmisor serotonina han indicado que esta sustancia por sí sola tiene que ver con el desarrollo de la depresión estacional.




No obstante, apunta que las concentraciones de serotonina y otros neurotransmisores, incluida la dopamina y la nerepinefrina, son normales en el fluido cerebroespinal de pacientes con la alteración afectiva estacional.

Los autores de este trabajo, pertenecientes al Baker Research Institute de Melbourne (Australia), investigaron si midiendo las concentraciones de serotonina en los conductos sanguíneos que irrigan el cerebro (una forma más precisa de medir las concentraciones de serotonina en el cerebro que mediante el análisis del fluido cerebroespinal) se podía conseguir una mayor evidencia del rol de la serotonina en los trastornos emocionales. Estos hallazgos indican que el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), una recurrencia regular regular de depresión durante el otoño y el invierno, está causada por una disminución en las concentraciones de serotonina en el cerebro de personas susceptibles, dijo a Reuters Health el autor principal Gavin Lambert del Instituto de Investigación de Corazón Baker en Melbourne, Australia.

Los investigadores tomaron muestras de sangre de las vejas yugulares internas de 101 hombres sanos para medir la relación entre la concentración de la serotonina y las condiciones climatológicas y estacionales. Se observó que la producción de serotonina por parte del cerebro era mínima durante el invierno, y el índice de producción de serotonina por el cerebro se relacionaba directamente con la duración prevaleciente de luz solar brillante.

"Los estudios muestran que la gente es más feliz, más enérgica y menos propensa a enfermar en los días largos y luminosos de verano, mientras que su humor tiende a rebajarse -y los estados de ansiedad y depresión a intensificarse- durante los días más cortos y grises del invierno", explica Mayer Hillman, profesor emérito de la Universidad de Westminster (Reino Unido), en el último número de la revista 'British Medical Journal'. "En ausencia de luz, se segrega melatonina, un hormona que nos lleva la relajación y el sueño", explica la psicóloga clínica y sexóloga Miren Larrazabal. Este proceso, combinado con otros factores, puede influir, a su vez, en otras hormonas como la serotonina, cuya carencia está íntimamente relacionada con la tristeza y, en grados patológicos, con la depresión.

"Hipócrates ya hablaba de la melancolía invernal", recuerda Larrazabal, quien describe los principales síntomas del trastorno afectivo estacional: "Menos energía, pensamientos negativos, más irritabilidad, fluctuaciones de peso...". Las causas son multifactoriales, aclara, pero "tenemos claro que la luz desempeña un papel importante". Estudios comparativos han mostrado, de hecho, que los habitantes del norte de EEUU son más susceptibles a esta dolencia que los del sur, y una de las terapias recomendadas es viajar a sitios soleados durante el invierno.

Tomar el sol aumenta el apetito sexual

Por otra parte un estudio austriaco ha puesto de manifiesto que los niveles de testosterona en los hombres aumentan con la vitamina D que produce el organismo tras la exposición a la luz solar.

La investigación de la Universidad Médica de Graz (Austria), publicada en la revista Clinical Endocrinology y basada en análisis de 2.299 sujetos, reveló que los hombres que tenían cantidades suficientes de vitamina D presentaban también un mayor nivel en sangre de testosterona, la hormona sexual masculina por excelencia, que potencia la líbido. Esta hormona también lleva a cabo otras funciones esenciales, tanto en hombres como mujeres, como el mantenimiento de la fuerza muscular y la densidad ósea.

Por otra parte, en todos los sujetos estudiados, los niveles de testosterona y vitamina D parecieron llegar a su nivel más alto en el mes de agosto, y caer a su nivel más bajo en marzo y los meses de invierno

Fuentes: elmundo, http://www.consumer.es, http://www.muyinteresante.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada